#TravesiasApie El Cojo de la Lincoln con 27

cojo Las cosas que yo veo y vivo mientras transito las calles y caminos de mi bello país no tienen nombre. Esta última no podía quedármela callada.

El Viernes pasado en la tarde estuve un par de horas estudiando en CCN de la Abraham Lincoln con 27 de Febrero. Al llegar las 6 de la tarde tenía que partir a la universidad. Casualmente tenía clases en el aula Avilés Blonda que está detrás del Domínico Americano, por lo que solo tenía que salir a la Lincoln y tomar un vehículo bajando.

Estaba yo de pié justo en la esquina esperando el dichoso vehículo. Justo después de haber visto en la 27 de Febrero de este a oeste, como un carro se lleva a un motorista, se da a la huída y más adelante, como por la calle Seminario (la que está detrás de Unicentro Plaza) se estrella con otro vehículo. Episodio que me dejó un tanto impresionada, pero no podía detenerme a hacer de periodista porque se me hacía bastante tarde.

No se si han visto en dicha esquina un cojo que tiene una pierna como retorcida, que la recuesta en una especie de muleta y se pasa todo el día pidiendo dinero en ese lugar aprovechando los vehículos que se detienen cuando el semáforo está en rojo o más conveniente aún cuando hay un AMET que está controlando el transito.

El caso es que mientras yo esperaba mi transporte se acercó “el cojo??? y se detuvo justo al lado de una de las vallas que están colocadas en la pared de la esquina, sacó de detrás de una de la vallas una funda, comenzó a cambiarse de ropa y a decir de manera un poco desordenada y como peleando:

-Se supone que hay que darle gracias a Dios por todo?

-Ya llegó la hora de irme

-Yo tengo que comer

-Lo que nunca voy a hacer es lo mal hecho

La gente la prestaba atención a medida que “EL COJO??? se iba vistiendo y hablando.

-Donde yo vivo lo que cuenta es la apariencia.

-Yo me estoy buscando la vida

-Ven este poloché?, me costó RD$700.00, y es que por mi casa no puedo vestir a lo loco.

Acabando de decir eso quita la pierna de la muleta y la pone en el piso de lo más normal, pasando de ser “EL COJO??? a “EL FALSO Y CHARLAT??N COJO???. Todas las personas de pié en el lugar nos mirábamos unos con otros y él descaradamente nos hablaba a nosotros, porque todo lo que decía era con la intensión de que le escuchemos. Era como una especie de justificación a sus actos, ya que estábamos ahí viendo como tranquilamente quitaba su supuesta pierna tullía del soporte, tiraba la muleta y caminaba normalmente.

Las personas presente, solo nos decíamos unos con otros, que esas son las cosas que quitan la sensibilidad de ayudar a quien realmente lo necesita porque no es lo mismo que alguien te diga: “Es mentira???, “No está cojo???, a ver por tus propios ojos que el grandísimo charlatán ese no solo miente para pedir y no buscar un trabajo real, sino que lo hace solo por “VANIDAD??? y charlatanería.

Estuve a punto de tomarle una foto, pero no lo quería hacer mientras estaba ahí de pié para no provocar su ira. Esperé subirme al vehículo, pero el chofer arrancó muy rápido y no me fué posible.

¿Qué habrían hecho ustedes viendo semejante escena?

Leave A Comment

Please be polite. We appreciate that. Your email address will not be published and required fields are marked